1. Establece qué quieres estimular.

Hay vibradores dependiendo de la estimulación que quieras tener, si solo deseas estimular el clítoris, o sólo la vagina o si sólo deseas estimulación anal.

Si deseas llegar a un orgasmo rápido te recomendamos nuestros vibradores para clítoris, no sólo son disimulables sino que son prácticos y pequeños y los podrás llevar a donde quieras. En el clítoris es donde se encuentran la gran mayoría de terminaciones nerviosas, y es por esto que si deseas llegar a un orgasmo rápido y sin complicaciones y algo disimulable puedes comprar especiales para el clítoris.

2. Atrévete a romper paradigmas.

Si tus placeres son más exigentes o deseas romper tus actuales creencias puedes darte el lujo de disfrutar con los de doble penetración o incluso los de triple estimulación: clitorial, vaginal y analmente.

3. Ten en cuenta el tamaño.

Si no eres alguien muy activo sexualmente, es recomendable no usarlos tan grandes para no herir tu cavidades internas, es bueno que las vayas acostumbrando poco a poco a un tamaño moderado, luego puedes ir probando con algunos más grandes hasta que no sientas dolor y sólo sea placer lo que te provoque.

4. Escoge vibradores para cada momento.

Deseas tener placer mientras te duchas?, deseas estimularte en un baño de espumas?, quizás te interesaría más comprar vibradores sexuales que sean aptos para el hidromasaje e hipermeables, que lo puedas usar en cualquier lugar sin importar la situación que te encuentres.

5. Ten presente los modos de velocidad.

Hay vibradores sexuales que tienen varias velocidades de vibración gradual, algunas más fuertes que otras, debes tener en cuenta uno que no vibre tan fuerte si lo que deseas es una estimulación más disimulada y tranquila.

Pero, si eres de las que les gusta gritar de placer escoge uno que te haga no sólo vibrar tus genitales sino también todo el cuerpo 😉

6. El material depende de la suavidad.

Los hay tipo jelly que son los más suaves, les sigue los que vienen en goma, que son un poco más duros pero flexibles, luego los de silicona que son los más firmes.

En ciertas ocasiones se comercializan como «masajeadores corporales», aunque todavía pueden usarse, como los que se venden para el autoerotismo. Algunos funcionan con pilas, mientras que otros tienen un cable de alimentación que se conecta a una toma de corriente. Otros de marca de lujo también están completamente cubiertos de silicona de grado médico sin paneles de control expuestos o costuras. Aunque la limpieza apropiada se requiere para cualquiera, tener menos lugares para que las bacterias crezcan reduce la ocasión de la infección.

No está demás que te pases por esta tienda sexual donde encontrarás la mejor asesoría.